Viernes, 25 Septiembre 2020 14:02

MSICG CONDENA VIOLENCIA Y CAPTURA DE PERIODISTA SONNY FIGUEROA

El Movimiento Sindical, Indígena y Campesino Guatemalteco -MSICG- ha denunciado desde los primeros meses en el ejercicio del poder por parte de Alejandro Giammattei Falla y particularmente desde el inicio de la pandemia del Covid-19 la instauración de un estado de absoluta ausencia de libertad de prensa en el país con la finalidad de impedir el acceso a la población a la verdad y la ausencia de cuestionamientos a la gestión gubernamental.

El MSICG también ha insistido en que una política estatal de comunicación unilateral e incuestionable que convierta la percepción del gobernante o del círculo que le rodea en la verdad absoluta que debe ser trasladada por los medios de comunicación a la población disfrazada de información imparcial, producto de investigación y del ejercicio de un periodismo libre e independiente constituye un alarmante signo de la instauración de una dictadura y de un rompimiento del sistema democrático que ahora suma a la sumisión del poder legislativo y de un poder judicial de facto a la voluntad del poder ejecutivo y al ataque del control de constitucionalidad, la persecución, intimidación y violencia contra los periodistas que intentan en este escenario dictatorial formalizar y poner nombres y apellidos a las causas y los efectos del desastre en que en menos de un año, ha convertido la administración de Alejandro Giammattei al Estado de Guatemala.

En ese marco, el MSICG condena los actos de violencia, intimidación y represión ejecutados por el Gobierno de Alejandro Giammattei Falla en contra del periodista SONNY FIGUEROA y recuerda que en un Estado democrático los partes policiales y las declaraciones de los agentes captores no pueden constituir ni prueba ni justificante de la violencia contra los ciudadanos y menos aun cuando esta ha podido ser ejercida contra el periodista únicamente por fuerzas y funcionarios del Estado.

El MSICG recuerda que este acto de brutalidad policiaca y de violación de los derechos humanos por parte del Gobierno de Alejandro Giammattei Falla en contra del periodista SONNY FIGUEROA es antecedido por la publicación de parte de dicho periodista de un informe que identificaba, publicaba sus historiales laborales y las cualificaciones profesionales de todos las personas que laboran para el denominado “Centro de Gobierno” devengando del erario público salarios que escapan a la realidad y aspiraciones de muchas guatemaltecas y guatemaltecos.

Este ataque es también precedido por un comunicado visceral e inapropiado, así como del anuncio de la criminalización de la labor periodística por parte de quien está a cargo del Centro de Gobierno denunciando como acoso y violación a la intimidad una investigación periodística sobre su persona y su entorno familiar, aun y cuando, al ser un funcionario que devenga un cuantioso salario del Estado de Guatemala, que ejerce una función pública que le ubica en la praxis incluso por sobre los propios ministerios de Estado y que le involucra en la administración por parte de estos de sus respectivos presupuestos, es por antonomasia un funcionario que por el bien de la democracia y la transparencia debe ser objeto de un constante escrutinio público.

Considerar ofensivo, criminal o invasivo este escrutinio, perseguir y hacer uso de los mecanismos de divulgación del Estado para anunciar acciones penales de tipo personal contra periodistas y pretender que ello se convierta en un mecanismo de presión o advertencia para estos y hacerlo para que este derroche de poder pueda incidir en los órganos de investigación o de administración de justicia (que debieron desestimar inmediatamente) tales denuncias debido a que los asuntos relacionados con la prensa no pueden someterse en estos casos a la jurisdicción común, es incluso susceptible de configurar algún tipo delictivo.

Finalmente, debe recordarse que la función pública no es obligatoria y en ese sentido, si el escrutinio público y la fiscalización social derivada de su ejercicio resulta molesta, la solución en un Estado democrático no pasa, como sucede en este caso, por el debilitamiento y violación de las garantías democráticas, si existe incomodidad personal, simplemente se debe renunciar porque es la persona la que está al servicio del Estado y no viceversa.

En tal sentido, el MSICG condena los actos de violencia, represión e intimidación en contra del periodista SONNY FIGUEROA y demanda su inmediata liberación así como las garantías necesarias para el libre ejercicio de su labor periodística sin que esta sea objeto de nuevos ataques contra su persona, familiares o miembros de su entorno social y profesional. Exige una investigación internacional e independiente que permita identificar, juzgar y condenar tanto a los autores materiales, como instigadores de los mismos y pide a todas las expresiones democráticas condenar este nuevo retroceso de la democracia en Guatemala.

¿Dónde está el dinero?

¿Dónde está la democracia?

¡¡¡UNA SOLA VOZ, UNA SOLA FUERZA!!!

MOVIMIENTO SINDICAL, INDÍGENA Y CAMPESINO GUATEMALTECO MSICG

Inicia sesión para enviar comentarios