Martes, 16 Octubre 2012 04:13

Las Implicaciones del Sistema Racista


El día Jun Lajuj Choj del calendario Maya (11 de octubre de 2012) casi termina pero llega la noticia de la captura de los responsables directos de los hechos de la masacre perpetrada contra el Pueblo K’iche’ el 4 de octubre. Este Pueblo, representado en autoridades ancestrales –hombre y mujeres— de los 48 cantones, tomó las carreteras para protestar contra las políticas neoliberales, las injusticias y las invasiones del gobierno. Al mismo tiempo, se concentraron para reclamar por nuestros derechos y por una vida con dignidad, la cual está siendo usurpada por la voracidad del capitalismo. Para el sistema de justicia y el Ministerio Publico, la detención representa “un gran avance” porque se investiga y se detienen a los responsables de tales atrocidades.

Todo apunta a que estos militares fueron los responsables de tal hecho. Como se menciona en Prensa Libre (11-10-2012) “La fiscal General, Claudia Paz y Paz, señaló en conferencia de prensa al coronel Juan Chiroy como principal responsable de los hechos cometidos hace una semana…” De la misma manera, se enlista los nombres de los soldados que activaron sus armas bajo las órdenes del Coronel. Esta situación podría ser aplaudida por diferentes organizaciones y organismos nacionales e internacionales. Así mismo, podría ser un elemento importante para demostrar que el gobierno está “avanzando con la justicia”. Se podrá pensar que la noticia es buena pero es importante detenernos y preguntarnos si ¿en realidad se está haciendo justicia? ¿Constituye un avance el inculpar a los autores intelectuales de dichas muertes como lo son los ministros de gobernación y de la defensa? La respuesta es “no se está haciendo justicia”. EL PUEBLO EXIGE JUSTICIA a los autores materiales e intelectuales de dichos hechos.

Urge también reflexionar sobre otros puntos que son fundamentales para los Pueblos Mayas: 1) El no hacer una investigación a fondo para enjuiciar a los autores intelectuales de la masacre significa que seguimos viviendo un sistema militar, genocida y racista como los que hemos vivido en estos 520 años de invasión colonial. 2) La lista que provee el Ministerio Publico notamos nombres de soldados son de bajo rango, algunos con apellidos Mayas que han sido engañados con promesas falsas para salir de sus comunidades y prestar su servicio militar. 3) La negación del presidente y del ministro de gobernación de la participación militar y del uso de armas son una clara muestra de la impunidad de este gobierno militar. Y 4) las palabras de un pastor evangélico como el ministro de relaciones exteriores muestra el racismo imperante en esta sociedad y en la mentalidad ladino-oligarca.

Nuevamente el sistema de justicia racista sale a relucir. Sabemos que el sistema de justicia es racista y excluyente por naturaleza. Sin embargo, este gobierno, que se ufana de “iniciar una nueva era” con la celebración del 13 b’aktun, inicia una nueva era de racismo, militarismo y genocidio como los que ya vimos en otras partes del territorio Maya en otros tiempos. ¿Dónde están los autores intelectuales de las masacres cometidas contra el Pueblo Maya? ¿Por qué no han sido involucrados personajes de alto mando del ejército dentro de la investigación? Esto demuestra una vez más el sesgo de la investigación y de la justicia en Guatemala. Los soldados  que dispararon y provocaron la muerte de 8 personas y más de una treintena de heridos no actuaron bajo voluntad propia. Hay responsables directos como el mismo Pérez Molina quien es, como lo establece la Constitución Política de la República, “el comandante general del ejército”.

Queda demostrado que nos encontramos ante un Estado autoritario, racista y patriarcal. Notamos que se utilizan estrategias similares como las que se usaron en los 36 años de guerra contra el Pueblo Maya. En los años 1980s, los soldados actuaban bajo órdenes de altos mandos; sin embargo, esos coroneles, generales, etc. no han sido llevados a la justicia para que respondan por las masacres cometidas.

El Pueblo Maya y el Pueblo de Guatemala demandan justicia. Queremos vivir en un país con dignidad y donde se respeten nuestros derechos. Nos oponemos rotundamente a ser campo de batalla para el beneficio de la oligarquía, de las empresas transnacionales o de militares. No más asesinatos selectivos de lideresas y líderes. No a las violaciones de los derechos humanos, individuales y colectivos de mujeres y hombres, ancianas y ancianos, jóvenes, y niñas y niños Mayas. ¡En este Kab’lajuj Tx’i’ exigimos que se respete la vida de la Madre Tierra y la de los Pueblos Originarios!


“KAYB’ALAN”
Centro de análisis, formación e incidencia del Pueblo Maya
Tnaab’il Kayb’alam